Propuesta Educativa 39
::
buscar avanzada
 

 


Artículos

La Construcción del conocimiento histórico. Por Mario Carretero, José Antonio Castorina, María Sarti, Floor van Alphen y Alicia Barreiro

Extracción social y condiciones de vida de los docentes en Argentina. Por Ricardo Donaire

A historicidade da pesquisa em política educacional: o caso do Brasil. Por Nora Krawczyk

 


Investigadores jóvenes

Violencia, racismo y escuela. El caso de los alumnos tipificados como violentos. Por Pablo Di Napoli

Escuela Secundaria, Participación Política y Movimiento Estudiantil. Articulaciones conceptuales y actores para el caso de la provincia de Buenos Aires. Por Marina Larrondo

Picardías tácticas. Procesos sociolingüísticos-pedagógicos rurales en Santiago del Estero, Argentina. Por Héctor A. Andreani

Categorías nativas de política: reflexiones en torno a las representaciones de docentes de escuelas secundarias. Por Silvia Alucin

 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

Extracción social y condiciones de vida de los docentes en Argentina

 


 
Introducción
 
Tradicionalmente ha sido habitual en Argentina la caracterización de los docentes como parte de las clases medias o de la pequeña burguesía, y especialmente como parte de sus capas superiores, altas o acomodadas, según la perspectiva teórica de la que se trate. Esta caracterización, en algunos casos matizada por la referencia a un proceso de transformación en su posición social, aparece en diferentes estudios generales sobre la estructura social del país (Germani, 1987; Torrado, 1994; Iñigo Carrera y Podestá, 1989; Jorrat, 2000; Sautu, et al., 2007), y también es generalizada en los estudios específicos sobre la situación de los docentes. A pesar de que, especialmente a partir de la década del noventa, se desarrolló cierto debate respecto del posible “empobrecimiento” o “descenso social” de este grupo, no ha variado la caracterización general como parte de las “clases medias". En todo caso, se señala su creciente heterogeneidad resultante de su posible desplazamiento en menor o mayor grado hacia las clases “medias bajas”, “medias pobres” o “empobrecidas” (Narodowski, 1990; Llomovate, 1995; Davini y
Alliaud, 1995; Marshall, 1999; Pineau y Birgin, 2003, entre otros).
 
En general, las investigaciones que toman por objeto de estudio a los docentes dan por sentadas estas caracterizaciones, aunque pocos son los estudios que las han abordado, y aún así, con distinto grado de profundidad (Ezpeleta, 1991; Braslavsky y Birgin, 1995; Martínez, Valles y Kohen, 1997; Birgin, 1999; Tenti Fanfani, 2005). En estos estudios, entre los indicadores utilizados para determinar la posición social y su posible empobrecimiento se suele considerar tanto la extracción social como las condiciones de vida. Sin embargo, no suelen explicitar a qué refieren los conceptos de clase utilizados ni establecen relación concreta entre dichas clases y las condiciones de vida analizadas. Y en los casos en que se relevan aspectos ligados al reclutamiento y a las condiciones de vida no suelen poner en relación ambas características.
 
Esto no constituye una cuestión menor, puesto que es sabido que la categoría de “clase media” es histórica y geográficamente difusa y variable. Y, a pesar de haberse constituido en una categoría “de sentido común” no sólo popularmente sino en ámbitos académicos, investigaciones recientes han dado cuenta de que la generalización de su uso en Argentina es históricamente mucho más reciente que lo que
se suele creer3. A todo esto se suma que, en la mayoría de los casos sus resultados se basan en muestras no representativas de población.
PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción