Propuesta Educativa 43
::
buscar avanzada
 

 


Artículos

Pedagogias da racialidade: modos de se constituir crianças negras em escolas de educação infantil do Brasil. Por Leni Vieira Dornelles y Circe Mara Marques

Dispositivos pedagógicos, gubernamentalidad y pobreza urbana en tiempos gerenciales. Un estudio en la cotidianeidad de las escuelas. Por Silvia Grinberg

 


Investigadores jóvenes

La escuela experimental Maestra Jacoba Saravia (1957-1960). Por Marcelo Gastón Jorge Navarro

 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

Dispositivos pedagógicos, gubernamentalidad y pobreza urbana en tiempos gerenciales. Un estudio en la cotidianeidad de las escuelas

 


 

La problematización de la vida escolar, desde fines del siglo XX ha estado atravesada por procesos de cambio y reforma que se volvieron clave, aunque no sólo, de las dinámicas que adoptaron los sistemas educativos. En el devenir de la vida escolar esto no ha sido una nota menor. Desde los años noventa las escuelas en Argentina se han visto enfrentadas a campear crisis y administrar cambios (Muñoz Cabrera, 2014). En el presente artículo, enmarcados en los estudios de gubernamentalidad (Foucault, 1991; Rose, 1999; Rose, Valverde y O’Malley, 2006; Dean, 1999; Castro- Gómez, 2010; De Marinis, 1999; Grinberg, 2007; Veiga-Neto, 2013), nos preguntamos por las dinámicas de la vida escolar en su actualidad. Ello involucra las líneas que atraviesan la cotidianeidad que incluyen, retomando a Ball (et al., 2011), la pregunta por el qué de la política atendiendo a los caminos y posibilidades de acción que habilitan.

Asimismo, esas líneas de la vida escolar requieren situarse en intersección con el barrio, especialmente en sociedades que, como la Argentina, desde fines del siglo XX han vivido traumáticos procesos de pauperización de la población que implicaron el crecimiento constante de aquellos espacios urbanos comúnmente llamados villas miseria3, en donde hoy pueden reconocerse tres generaciones viviendo allí. Tal como lo discutimos a través del trabajo empírico, escuelas y barrios transitan derroteros muy similares. Y, así, luego de largas estancias en terreno, lo que se advierte es una suerte de desprotección y fragilización de la vida institucional, de forma tal que, incluso, las políticas de inclusión4 muchas veces no consiguen revertir y/o hendir la exclusión. En las dinámicas cotidianas se suman los detalles y todo queda subsumido a las voluntades individuales de familias, estudiantes, docentes y/o directivos que se dirimen entre la euforia, la gestión eficaz y el tú puedes por un lado, y, el cansancio y la fatiga, por el otro. Ambos ligados con timonear en un estado de permanente excepción. Proponemos que en la lógica propia de estos tiempos gerenciales, las escuelas se ven llamadas a gestionar programas, ongs, conocimientos, alimentos, rituales, puertas y picaportes, presencias y ausencias que en el derrotero cotidiano de estos espacios urbanos -aunque no sólo pero sí especialmente-, se vuelven sobrecarga y/o superposición de tareas.

 

PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción