Propuesta Educativa 47
::
buscar avanzada
 

 


Artículos

Los Institutos Superiores de Pedagogía. La formación docente en provincia de Buenos Aires durante el primer peronismo. Por Eva Mara Petitti

Estrategias de interacción universidad-sectores productivos: Antecedentes y situación actual en las universidades de gestión estatal argentinas (1990-2015). Por Fernanda Di Meglio

La acreditación de asignaturas en la vida cotidiana escolar. Un estudio etnográfico en el contexto de la obligatoriedad de la educación media superior.. Por Eduardo Weiss y Mercedes Saccone

 


Investigadores jóvenes

Sentidos, modos de transmisión y proyecciones: una aproximación fenomenológica a las prácticas educativas de la clase media y trabajadora. Por Mercedes Krause

"No me importa si me aburro o me hacen hablar de política... necesito el título": la producción del "sujeto crítico" en un Bachillerato Popular. Por Javier García

 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

Sentidos, modos de transmisión y proyecciones: una aproximación fenomenológica a las prácticas educativas de la clase media y trabajadora

 


 
La sociología es, para Weber (1964: 5), “una ciencia que pretende entender, interpretándola, la acción social”; teniendo en cuenta “por un lado, la conexión y significación cultural de sus manifestaciones individuales en su configuración actual, y, por el otro, las razones por las cuales ha llegado históricamente a ser así-y-no-deotro- modo” (Weber, 2006: 61). Mediante la complejización de dichos conceptos weberianos a partir de la problemática temporal, la fenomenología social de Schutz (1993) también se interesa por el significado de la realidad social para los actores. Desde esta perspectiva, la acción [Handeln] se define como “la conducta humana concebida de antemano por el actor, o sea, una conducta basada en un proyecto preconcebido” (Schutz, 2003: 49). Siguiendo a Schutz (1993), toda acción ocurre en la conciencia temporal interna -la durée- de un actor social concreto y sólo éste puede definir exactamente cuál era el alcance de su proyecto para determinar así su acción, su comienzo y su fin, y también su sentido. Toda acción se encuentra relacionalmente constituida comprendiendo tanto una referencia retrospectiva hacia el pasado como una orientación hacia el futuro. Es decir, “cada experiencia toma su significado de todas las experiencias pasadas que se relacionan a la misma y de las experiencias futuras que anticipa” (Muzzetto, 2006: 16). Este sentido retrospectivo y prospectivo de toda acción hace que el recuerdo esté permeado por la realidad interpretada del Aquí y Ahora. Asimismo, deja ver cómo la interpretación de esa realidad del Aquí y Ahora se encuentra orientada por las proyecciones a futuro. En definitiva, “toda actividad humana, tanto la más rutinaria como la más excepcional, implica un horizonte de posibilidad, un espacio frente a ella que la proyecta en la existencia y le da su finalidad” (Delory-Momberger, 2009: 67). 
PDF
  Año 25 / NOV / 2016.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción