Propuesta Educativa 46
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
Actualizaciones en neurociencia educacional

Neuroeducación: un panorama desde el puente

 


 
Bridge: Los argumentos
 
A mediados de la década de 1990, los representantes y defensores del desarrollo infantil temprano y los responsables de establecer políticas implementaron una campaña de relaciones públicas en apoyo a los programas para la primera infancia, como el Early Head Start, en Estados Unidos (Bruer, 1999). Esta campaña sostenía que los avances novedosos y apasionantes en neurociencia habían revolucionado nuestros conocimientos acerca de la crianza y el desarrollo temprano. La ciencia del cerebro que la campaña mostraba no era nueva y consistía en presentar unos pocos resultados escogidos de la psicología del desarrollo. Los defensores de la primera infancia argumentaban que los fenómenos del desarrollo neural, tales como la sinaptogénesis, los períodos críticos y los efectos de los ambientes enriquecidos en el cerebro de los roedores, apuntaban a la existencia de un único período biológicamente privilegiado –desde el nacimiento hasta los tres años–, en el cual las experiencias tenían efectos irreversibles y que duraban para toda la vida en el cerebro de los niños (por ejemplo, véase Shore, 1996). El postulado acerca de la importancia del aprendizaje temprano empezaba así a permear la literatura educativa y las discusiones sobre políticas educativas. Se plantearon afirmaciones demasiado simplistas del tipo: “a los niños se les debería enseñar tanto y tan temprano como sea posible”; “las técnicas transdisciplinarias de enseñanza generarían redes de conexiones sinápticas más ricas”; “si las sinapsis se desarrollan simultáneamente en todas las áreas cerebrales, entonces todas las asignaturas escolares también deberían enseñarse simultáneamente”; o “los primeros años de vida son una etapa en la que se aprende sin esfuerzos” (para otros ejemplos, véase Bruer, 1997, 1999). El propósito original de Bridge era prevenir que estas concepciones “neuro” erróneas influyeran en nuestras ideas acerca del diseño curricular, las prácticas pedagógicas y el mejoramiento de los resultados escolares.
PDF
  Año 25 / NOV / 2016.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción