Propuesta Educativa 49
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
Las medidas de la educacin

¿Cuántos jóvenes terminan la educación secundaria en la Argentina? Cómo monitorear las metas de universalización de la educación secundaria

 


 
Introducción
 
La presencia de metas identificadas con la universalización de la educación secundaria, tanto en términos normativos como en los debates actuales sobre la temática, es manifestación de un convencimiento cada vez más generalizado de que su finalización es hoy una condición indiscutible para que los jóvenes accedan efectivamente a los saberes necesarios que les permitan afrontar los desafíos de la vida en sociedad.
 
La Ley de Educación Nacional (LEN) 26.206, sancionada en el año 2006, enuncia la obligatoriedad de la educación secundaria (art. 16), y define la responsabilidad del estado nacional y de los gobiernos jurisdiccionales en asegurar su cumplimiento. A más de diez años de ser sancionada la LEN, resulta indispensable establecer un diagnóstico de los avances efectivos en torno al cumplimiento de la obligatoriedad. 
 
Un aspecto que ha emergido como tópico central en el contexto de la implementación de la LEN ha sido la idea de que, para lograr ampliar las oportunidades de finalización del nivel secundario, una de las prioridades es el cuidado de las trayectorias escolares. (Terigi, 2007; DINIECE, 2009; UNICEF, 2012).
La población adolescente que actualmente se encuentra excluida del sistema educativo ha experimentado al menos algunos años de escolarización en su pasado. Por esta razón, no lograr acceder al título de nivel secundario está directamente relacionado con el abandono escolar. Desde esta óptica, la obligatoriedad del nivel secundario completo impulsa un cambio de paradigma: no sólo se trata de garantizar la oferta, sino también de desarrollar estrategias de protección de las trayectorias escolares (Bottinelli y Sleiman, 2014).
 
Estos estudiantes abandonan no sólo por la imposibilidad de acceso a la educación, sino principalmente por la acumulación de experiencias escolares con un alto grado de frustración y malestar (Schiefelbein, 1989; UNESCO, 1996; UNICEF, 2012; Binstock y Cerrutti, 2005; Baquero et al., 2009).
 
En este marco emergieron un conjunto de experiencias recientes de política educativa orientadas a ampliar las oportunidades de finalización del nivel, orientadas principalmente a la población que ya había abandonado la educación secundaria común. Estos espacios asumen la forma de configuraciones alternativas a la matriz organizacional existente, que incluyen otras opciones de terminalidad del nivel y otros modos de regulación de las trayectorias, entre otros aspectos. 

PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción