Propuesta Educativa 38
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
30 años de la Maestría en Ciencias Sociales con Orientación en Educación de la FLACSO

¿Cómo puede alguien estar tan cerca de socavar las bases de su propia profesión?

 


 
Para el taoísmo nada ocurre al azar. Todo está interconectado. Todo acontecimiento ocurre por una razón. La coincidencia no es un truco de la naturaleza, sino la esencia del tiempo. 
 
Cuando me invitaron a escribir este texto desde FLACSO, me pidieron “reflexiones acerca de la contribución de la Maestría en Ciencias Sociales con orientación en Educación, en los procesos de cambio y mejoramiento de los sistemas educativos de la región”, con motivo de la celebración de los treinta años de su creación. Mi respuesta inicial fue negativa, porque no conozco suficientes egresados de la Maestría y, menos aún, sus trayectorias profesionales. Ofrecí a cambio escribir sobre lo que la Maestría significó en mi propia trayectoria profesional y en mi trabajo en la educación. Este es el texto.
 
Media tarde de algún día de setiembre de 1985, primer año luego de once de dictadura militar en Uruguay. Yo tenía 24 años y era profesor de filosofía en la enseñanza media, formado durante la dictadura. Unos días antes mi suegro me había avisado acerca de algo llamado Maestría en Educación que se abría en el Centro de Investigación y Estudios Pedagógicos (CIEP). Esa tarde, cuya fecha exacta no recuerdo, estaba trabajando en un movimiento juvenil vinculado a los jesuitas con Federico Montes, quien ha sido mi amigo durante toda la vida. Por casualidad se suspendió una reunión y le pedí que me acompañase hasta el CIEP para ver de qué se trataba eso de “Maestría”, pues no era algo común en ese tiempo. Una vez allí, me informaron que ese día había comenzado un curso de nivelación que era requisito para ingresar. Si quería hacerlo me tenía que quedar y empezar ya. Me quedé.
 
Hace un par de semanas, una tarde de un miércoles de setiembre, concurrí a una entrevista con la Comisión Directiva del nuevo Instituto Nacional de Evaluación Educativa creado por la Ley General de Educación 18.437 en diciembre de 2008. La Comisión Directiva se instaló recién en abril de este año. A comienzos de setiembre se abrió un llamado público para seleccionar al Director Ejecutivo de la institución, al que me presenté luego de meditarlo y discernirlo durante un tiempo -me había propuesto no tomar más cargos de dirección. Finalmente decidí que era una oportunidad de hacer algo valioso por la educación en Uruguay y que con esta Comisión Directiva valía la pena el intento. Esa tarde fui informado de que habían resuelto contratarme.
 
Como dijo Steve Jobs en su conocido discurso ante los estudiantes de la Universidad de Stanford,
no puedes conectar los puntos mirando hacia adelante, solo puedes hacerlo mirando hacia atrás”.
PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción