Propuesta Educativa 35
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

Tomar la deuda

 


 
Sin perjuicio de los significados “estrictamente políticos” que poseen las formas y los contenidos de la protesta estudiantil, y aun cuando ésta no ha sido planteada ni percibida en términos de conflicto generacional, considerar esta dimensión permite incorporar al análisis algunas cuestiones -también políticas- que contribuyen a configurarla.
 
Se trata de cuestiones que no han sido enarboladas por los alumnos como demandas o como consignas pero que nos interpelan tanto como éstas a los funcionarios concernidos. Cuestiones que impregnan el intercambio simbólico entre generaciones y por lo tanto también las condiciones en que una generación -y más visiblemente un sector dentro de ella- construye su identidad y su lugar social, explora la autonomía e irrumpe en la arena política.
 
Los hechos -decíamos- no dan cuenta de disputas o de confrontaciones entre adultos y adolescentes y jóvenes, o al menos no lo hacen con la claridad y la contundencia que presentan los versus del caso, definidos más bien en torno a la reivindicación sectorial, al cuestionamiento de procedimientos y a la impugnación de una (gestión, orientación) política.
 
Sin embargo, algo del orden de lo generacional está en juego en todo ello dado que lo que pone en evidencia y pone en jaque la movilización estudiantil no es sino lo instituido por la generación adulta. Lo instituido incluye, por cierto, la invisibilización crónica de los pibes, abruptamente y parcialmente alterada por la atención que prestamos a los que logran hacerse oír. Lo generacional, que no aparece de manera explícita, emerge entonces del reconocimiento (de nuestro reconocimiento) de una deuda con adolescentes y jóvenes que es ética y es política en la medida en que lo es la responsabilidad adulta frente a los nuevos. Una deuda que permea tanto la causa estudiantil cuanto la causa genérica de adolescentes y jóvenes: esa que no se traduce en lucha organizada, que no califica para nota de tapa y que deja ver adultos en falta, en exceso, en retirada o dislocados.
 
...
 
Para acceder al artículo completo bajar el archivo pdf. 
 
 
PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción