Propuesta Educativa 36
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
Las nuevas formas de regulacin educativa

La evaluación de la actividad científica: desde la indagación sociológica a la burocratización. Dilemas actuales

 


 

Introducción

Analizar la evaluación de la actividad científica de tipo académico implica lidiar, desde el inicio, con cuestiones muy heterogéneas que remiten, más allá de cuestiones de tipo operativo o instrumental, a las concepciones mismas acerca de qué se entiende por ciencia, práctica científica o producción de conocimientos, entre otras definiciones corrientes. A primera vista, uno podría esperar que, dada determinada definición de la ciencia y de sus prácticas, se correspondiera, de un modo natural, un conjunto de "otras" prácticas, fuertemente asociadas con ellas, que permitan evaluarla. Ello tiene, sin dudas, una fuerte impronta política, en la medida en que la evaluación ocupa una porción fundamental de las políticas de ciencia y tecnología, especialmente desde la segunda mitad del siglo XX. Como intentaremos mostrar, la correspondencia entre una cierta concepción de la actividad científica y el desarrollo de instrumentos específicos no tiene nada de "natural" sino que, particularmente durante las últimas décadas, el despliegue de mecanismos e instrumentos de evaluación de la ciencia se fue desarrollando de acuerdo con concepciones más bien implícitas que están objetivadas en sus aspectos instrumentales más que en cuestiones de orden sustantivo, relacionadas con el papel que la evaluación desempeña en el desarrollo de la actividad científica y, yendo un paso más allá, sobre el papel de la ciencia en una sociedad determinada. Intentaremos trabajar aquí sobre una hipótesis de trabajo que podría enunciarse del siguiente modo: "Las actividades de evaluación de la ciencia en los países de América Latina responden más a una racionalidad burocrática que resulta -implícita o explícitamente- funcional al contexto de una ciencia globalizada e interpenetrada por necesidades públicas y privadas de los centros hegemónicos de producción de conocimientos, que por la consideración acerca del papel de dichos conocimientos en las sociedades en donde ellos se producen". A lo que debemos agregar que el papel de la evaluación en el marco de las políticas de ciencia y tecnología, lejos de desempeñar una función neutral o subordinada, es la expresión de las concepciones implícitas en los paradigmas que rigen la regulación de las actividades de producción y uso de conocimientos, determinando, en buena medida, las prácticas de los actores más significativos.

En este artículo nos proponemos presentar el modo en que la evaluación ingresa, en términos institucionales, como un elemento asociado a las definiciones canónicas de la ciencia y sus prácticas. Enseguida intentaremos abrir la "caja negra" de la evaluación, distinguiendo sus diferentes componentes, prácticas y actores y, también, sus principales problemas. Finalmente, presentaremos algunas cuestiones emergentes de la situación actual, y sus particulares consecuencias para los países de América Latina.

PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción