Propuesta Educativa 38
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
30 aos de la Maestra en Ciencias Sociales con Orientacin en Educacin de la FLACSO

A 30 años de la Maestría en Ciencias Sociales con Orientación en Educación

 


 
Hace treinta años, estaba tratando de decidir si terminaba o abandonaba mi carrera de Ciencias de la Educación en la Facultad de Filosofía y Letras, que había comenzado en 1978, en paralelo con el profesorado para el nivel primario (PEP). No es necesario ni estimulante describir el panorama de la Facultad y la UBA en esa época. La dictadura había desaparecido a las voces críticas y divergentes; la profundidad y calidad de los contenidos de todos los campos, aun dentro de las tradiciones impuestas en la época, eran pésimas. Pero no tenía una alternativa disponible para mí y mi entorno, primera generación universitaria y para peor criada en la premisa de no faltar nunca a la escuela el lunes, sacarse siempre diez y, sobre todo, no abandonar nunca algo que se comienza.
 
Desde 1981 venía vinculada al equipo de Graciela Batallán que, desde el CIE (luego llamado CIPES) dirigía la investigación sobre los Talleres de Educadores. Gracias a esa experiencia construí la convicción de que la investigación social en general, y la investigación de la propia práctica en particular eran herramientas clave para la transformación de la escuela. Fue un espacio de creatividad y de compromiso, una isla en medio de la mediocridad y el miedo.
 
El proyecto Talleres de Educadores se mudó de sede y se alojó en la FLACSO, terminé mi carrera, por fin llegó la democracia… Primavera democrática y proyectos familiares mediante, en 1986 y con Graciela Batallán como directora, me presento al CONICET. Aunque no era “beca de posgrado”, mi plan era hacer la Maestría con orientación en Educación que se dictaba en la sede del proyecto y me resultaba atractiva como modo de tomar contacto con el mundo de las ciencias sociales desde las perspectivas críticas que solo intuía y a las que me había aproximado a partir de la investigación de los talleres.
 
Cuando afirmo que la formación en la universidad fue pésima, imagino que solo quienes atravesaron esas aulas pueden tener una idea cabal de lo que significó el vaciamiento intelectual, la superficialidad en el tratamiento de los contenidos y las posiciones abiertamente fascistas de muchos/as de los/as docentes.
PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción