Propuesta Educativa 38
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
30 aos de la Maestra en Ciencias Sociales con Orientacin en Educacin de la FLACSO

Sobre los primeros años de la Maestría

 


 
Con profunda alegría encaro la escritura de este artículo pensado para festejar los treinta años de la Maestría en Ciencias Sociales con orientación en Educación. Alegría y festejo ubican a este texto en un plano en el que trataré de unir la reflexión académica con la experiencia personal de haber cursado la Maestría en sus orígenes.
 
Me permitiré, esta vez, emplear un registro de escritura más íntimo, algo alejado del canon académico, que siento necesario para expresar lo que significó la apertura de la Maestría en aquellos años. Intento un ejercicio de memoria histórica.
 
Llego a FLACSO en marzo de 1983. Tenía en ese entonces cinco años de egresada de la carrera de Ciencias de la Educación de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Me encuentro en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) con otros compañeros que, como yo, habían cursado parte de su carrera de grado en plena dictadura. Algunos habíamos visto demorada nuestra graduación por el cierre de la universidad en el año 1974. Todos, vimos lesionada nuestra formación de grado por las decisiones de política universitaria tomadas durante el gobierno de Isabel Perón, primero, y por el embate de la dictadura, después. Terrorismo de Estado que atravesó la “autonomía universitaria”, que debilitó nuestra formación filosófica, política y sociológica, que dejó fuera de la universidad a muchos profesores: primero los sacaron de sus cátedras, más tarde muchos de ellos tuvieron que exiliarse o fueron asesinados.
 
Éramos pocos al principio. De edades y trayectorias profesionales diversas. Algunos teníamos menos de treinta años, otros eran mayores y con recorridos profesionales más consolidados. Los más jóvenes buscábamos completar el vacío que la dictadura había producido en nuestra formación. Los más grandes, en cambio, veían la oportunidad de sistematizar su experiencia de trabajo y de seguir aprendiendo. Es necesario pensar en el contexto histórico: en esa época, en nuestro país, en el campo de las ciencias sociales, las maestrías eran una “especie extraña” y el doctorado parecía estar destinado a octogenarios a punto de escribir sus obras póstumas. Sociólogos, educadores, politólogos nos acercamos a FLACSO con entusiasmo. Intuyo que todos veíamos en la Maestría la oportunidad de fortalecer nuestra formación y de hacerlo en una institución que sabíamos de excelencia académica pero, por sobre todas las cosas, comprometida con la democracia.
 
La mayoría de nosotros había profundizado en el estudio de algún tema o autor de interés. En los años setenta y en ese entonces era bastante habitual organizar grupos de estudio por fuera de la facultad. Esos grupos de estudio eran un espacio resguardado que nos permitía analizar la obra de ciertos autores. Visto a la distancia, esos grupos de estudio, eran también una estrategia de supervivencia que nos permitía seguir pensando aún en un contexto de censura intelectual y política.
PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción