Propuesta Educativa 41
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
Enseanza y evaluacin: dos caras de la misma moneda

La evaluación en las aulas de secundaria básica en cuatro países de América Latina

 


 
Introducción
 
Las maneras, criterios y tareas utilizadas para evaluar a los estudiantes en las aulas han sido, al igual que los modos de enseñar y las actividades de aprendizaje, aspectos poco observados en América Latina. Lo que ocurre cotidianamente dentro de las aulas sigue siendo algo poco estudiado y analizado, tanto por parte de los investigadores, como por parte de los propios actores educativos (supervisores, directivos y docentes). Tampoco suele estar presente en las discusiones públicas sobre educación ni en las agendas de política educativa. 
 
Las prácticas de enseñanza y las experiencias concretas de aprendizaje de los estudiantes suelen ser objeto de estudio en muy pequeña escala, enfocados en unos pocos casos. Es poco, muy poco frecuente, que los docentes se visiten mutuamente en las aulas. Las visitas de directivos y supervisores suelen estar rodeadas de cierta artificialidad, sobre todo cuando de ellas se deriva una calificación para el docente.
 
Obviamente quienes trabajan en las instituciones educativas tienen cierto grado de conocimiento de lo que acontece dentro de las aulas y de los diferentes modos de trabajar de los docentes. Pero no existe la práctica de analizar y convertir la enseñanza, de manera sistemática, en objeto de estudio y experimentación. El trabajo dentro del aula suele realizarse en condiciones de aislamiento y corresponde al ámbito de lo “privado” de cada docente. El hecho de ser observado durante la conducción de una clase no es algo natural y cotidiano en las instituciones educativas, más bien genera resistencia.
 
La falta de apertura de las aulas a las miradas externas y al escrutinio de los colegas explica, en buena medida, por qué la mayoría de los esfuerzos por innovar, cambiar y/o mejorar la educación tienen un impacto limitado: no logran modificar los modos básicos e instalados de hacer las cosas dentro de las aulas.
 
Desde sus comienzos en 2007 el Instituto de Evaluación Educativa (IEE-UCU) asumió como línea de trabajo el registro y estudio de lo que ocurre al interior de las aulas, bajo el supuesto de que se trata de un aspecto clave para la mejora de la educación y para la formación de los docentes. Entre los proyectos más relevantes cabe destacar uno dirigido a crear un banco de registros digitales de clases en cinco países de la región1 y otro relacionado con el uso de las XO en el aula, en Uruguay.
 
Como parte de esta línea de investigación, en el año 2008 el IEE realizó, en conjunto con el GTEEPREAL, un estudio sobre las propuestas de evaluación que utilizan en sus aulas los maestros de 6° grado de primaria en ocho países de la región3. En el marco de este estudio fue posible constatar tres problemas principales en las prácticas de evaluación de maestros de primaria:
 
i) el tipo de tareas de evaluación que los docentes proponen y su bajo nivel de “demanda cognitiva”;
ii) la ausencia de ciclos de devolución o retroalimentación como parte del apoyo al aprendizaje de los estudiantes; y,
iii) la falta de significado de los procedimientos y criterios que se utilizan para calificar a los estudiantes (Ravela, 2010a; Ravela, 2010b; Picaroni, 2009; Loureiro, 2009).
 
El presente estudio se propuso realizar una réplica mejorada del recién mencionado. Se optó por trabajar en educación media básica, un nivel mucho menos estudiado que primaria; y en ciencias naturales, por su relevancia para la formación de los estudiantes y para el desarrollo de nuestras sociedades, así como por la posibilidad de contar con la aproximación de PISA a la cultura científica como referente. Este artículo está enfocado en el análisis de las prácticas de evaluación de los docentes. 
PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción