Propuesta Educativa 45
::
buscar avanzada
 
 

 


Dossier


 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
Polticas y reconfiguracin del trabajo docente: continuidades y cambios a escala regional

Maestro, función docente y escolarización en Colombia

 


 
El maestro no es una invariante en la historia, no hay por tanto una figura eterna llamada maestro preexistente a las relaciones que lo constituyen. Si adquiere alguna unidad histórica lo hace gracias a diversos arreglos o mediaciones políticas, económicas o sociales a las que se encuentra expuesto. Su razón es funcional y se inscribe siempre en prácticas. Claro que desde hace tiempo se ha pretendido capturar al maestro a partir de concebirlo como un fenómeno dado, como si se tratara de un objeto epistemológico. Habría que preguntar en otra dirección ¿es posible decir una verdad sobre este sujeto? ¿Podemos descifrar las racionalidades específicas que lo atraviesan y lo vuelven funcional?

Lo que sí reconocemos es la abundancia de discursos sobre los maestros que es avasallante. Se habla de ellos sin necesidad de nombrarlos en los lenguajes asépticos de la calidad, la evaluación y el aprendizaje; la economía política educativa les construye una red de observación, captura e intervención que los reduce y simplifica; algunos expertos acentúan su condición social y especulan sin límite acerca de su protagonismo; sus relaciones con la práctica, el saber y el orden institucional se expresan por lo general en términos de exterioridad; sus campos de formación designan una amplitud de acciones más o menos diferenciables se habla, por ejemplo, de formación inicial, capacitación, profesionalización, reciclaje, entrenamiento, reconversión, perfeccionamiento, desarrollo profesional docente, actualización, formación continua y un largo etcétera que es preciso volver inteligible.

Sea como fuere, hay algo cierto, la literatura sobre los maestros y su formación introduce un orden de problemas múltiple, de difícil tramitación, lo cual reclama un análisis capaz de diferenciar estrategias y conceptualizaciones. Intentaré franquear algunas comprensiones convencionales sobre este sujeto colectivo para favorecer su estudio en tensiones no dialécticas con el saber, la institución escolar, la ley, las infancias, sus propias formas de agremiación e incluso, frente a sí mismo, es decir, componer un recorrido discontinuo por tres entrecruzamientos que suelen hacerlo visible y funcional: líneas de fuerza (poder), líneas de formalización (saber) y líneas de eticidad (sí mismo) que compondrían un dispositivo para pensar y problematizar la formación docente en la historia de la escolarización en Colombia.
PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción