Propuesta Educativa 28
::
buscar avanzada
 

 


Dossier

 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción
La escuela ante la transformación cultural

Introducción

 


 

Introducción

La escuela es el dispositivo cultural por excelencia de la modernidad. A través de ella se viabilizó la difusión del conjunto de saberes, creencias, valores y principios en los que se asentó la propuesta moderna de la organización social, política y económica. Para ello se inventaron tradiciones que justificaban el orden presente y diseccionaban el futuro.

Este paquete universalista-humanista de la modernidad tuvo diferentes traducciones nacionales, y fue la materia que organizó la propuesta curricular de la escuela para construir hegemonía —de acuerdo con Gramsci— e impregnar el sentido común de la población, o para generar en la base continuidades culturales que hicieran posible la aceptación del orden y la cohesión necesarias en una sociedad conformada por hombres libres.

Desde esta perspectiva, la escuela fue una institución de vanguardia en la difusión de un nuevo orden y en la creación de las condiciones culturales para la instalación del mismo. En esta función también actuó de vínculo entre un pasado (muchas veces mítico y construido a la luz de un futuro que se pretendía viabilizar) y el presente que se justificaba en su capacidad de construir el futuro. Si pensamos la modernidad como una bisagra en la historia, corresponde también pensarla como una ruptura con el pasado y la tradición; y aunque sabemos que nada es totalmente nuevo y todo se construye con los materiales y los recursos de época la combinación de ellos que se hizo en ese momento de la historia dio como resultado la invención de un futuro que todavía se está desplegando.

Sin embargo, en este despliegue hay rupturas y quiebres que hacen dudar de las continuidades y, como consecuencia lógica, cuestionan las instituciones que se constituyeron socialmente como portadoras de una propuesta situada en otro momento histórico y a la luz de otra hegemonía cultural.

Hay entonces una discusión respecto de cuál es el “paquete cultural” que debe ser transferido a través de la escuela y a la vez un interrogante más radical sobre si es la escuela la institución destinada a hacer esta tarea social, en el marco del surgimiento de una configuración cultural hegemonizada por la imagen y la primacía de soportes culturales con una capacidad mucho más amplia para viabilizar una propuesta e impactar con ella en la población.

El cambio cultural no sólo modifica contenidos y formatos y agrega lenguajes y soportes sino que, además, porta una cosmovisión del mundo diferente, propone valores y modos de vincularse con lo individual y lo social muy distintos de aquel paquete que se armó al final del siglo XIX y que la escuela transfirió tan exitosamente a lo largo del siglo siguiente.

El conjunto de artículos que conforman el dossier que estamos presentando se posicionan en relación con los interrogantes que hoy convergen en torno de la escuela y su utilidad cultural. Como no podía ser de otra manera, Bauman se pregunta por qué motivo “el bagaje del conocimiento” construido sobre los bancos de escuela, y en la universidad, debería ser excluido de la tendencia del consumismo en el que las cosas y los legados son útiles sólo por un tiempo “fijado” y son reducidos a retazos o eliminados una vez que se vuelven inútiles. Sin embargo, en este mundo líquido, la escuela adquiere un sentido para tratar de no adaptar la capacidad humana al ritmo desenfrenado del cambio del mundo y, más aún, para volver al mundo un lugar más acogedor para la humanidad. Desde este punto de vista, la escuela resignifica su contenido humanístico en pos de una educación ciudadana.

La reflexión que nos ofrece Inés Dussel gira alrededor de la crisis de la transmisión escolar en el marco de la crisis del humanismo y de la idea de reproducción cultural. No sólo hay un declive de las humanidades sino que además en un contexto de liquidez y de horizontes inestables la cuestión de la reproducción cultural de las sociedades se vuelve un problema de difícil abordaje. A pesar de la complejidad de la temática, la autora ofrece criterios generales para la transmisión cultural desde las escuelas.

Paradójicamente, la condición de fluidez y constante cambio de las sociedades en que vivimos está acompañada de un permanente retorno al pasado que se reinscribe una y otra vez a partir del presente. De esta necesidad de reinventar el pasado que atraviesa a las sociedades que están lanzadas al futuro no escapa la Argentina. Así, con motivo de la conmemoración de los 30 años del golpe militar, desde el Estado Nacional se desplegó una operación destinada a reinscribir en nuestro pasado esa época luctuosa de nuestra historia. El artículo de Alejandra Birgin y Javier Trímboli da cuenta de cómo ese período se procesó a través del Ministerio Nacional de Educación a partir de un programa que comprometió a los futuros docentes, actuales alumnos de los Institutos de Formación Docente de todo el país.

La pregunta sobre la cultura y la escuela es abordada por Diana Gonçalves Vidal desde la perspectiva de la “cultura escolar” en el largo proceso de constitución social de la escuela, y considerando las diferentes acepciones que la expresión “método” tomó a lo largo del siglo XIX en Brasil.

 

Foto: Entrada con Arcos, Jordi Prat, (Truch).

PDF
  Año 27 / JUN / 2018.01
contactocontacto cómo publicarsuscripción