Propuesta Educativa 32
::
buscar avanzada
 

 


Libros

As escolas dos dirigentes paulistas. Ensino médio, vestibular, desigualdade social. Por Sandra Ziegler

Choisir son école. La elección de la escuela en Francia. Por Victoria Gessaghi

Constructivismo y Educación. Por Lorena Carreño

Experiencia y alteridad en educación. Por José Contreras Domingo



Tesis

Educación universitaria y estructura social. Por María Pía Otero

La mediación de ideas, saberes expertos y estructuras institucionales en la creación de universidades nacionales en los años 70. Por Laura Inés Rovelli


 

 

 

contacto

contacto
cómo publicar
suscripción

Experiencia y alteridad en educación


 

Decir algo sobre la experiencia, como hacerlo sobre la alteridad, puede llegar a ser lo mismo que intentar guardar un puñado de agua: a la vez que la sentimos, que durante un momento hemos pensado que lo hemos conseguido, sin embargo, al sacar la mano del agua, sólo vemos cómo chorrea, cómo se nos escapa. Y sin embargo, la hemos sentido, hemos podido notar la posibilidad de tenerla, de percibir las sensaciones que nos produce; mientras manteníamos la mano sumergida, la hemos ahuecado y por un momento la hemos sentido plena de líquido. No, no ha sido en vano; aún conservamos las sensaciones y, junto con la consciencia de la imposibilidad de nuestro reto, mantenemos la vivencia de haberlo hecho.

Hablar sobre la experiencia puede llegar a ser algo de esto, porque toda experiencia, si nos toca profundamente, si nos ha hecho mella, tiene algo de inasible, de impronunciable; cualquier intento de decirla va acompañado de un sentimiento íntimo de incompletud, de incapacidad para expresar los matices, los efectos íntimos con que fue vivida, de imposibilidad de dar cuenta de todos los aspectos de que se compuso lo vivido, de la dificultad de explicar la forma en que fue percibida e hizo trama con distintas dimensiones y facetas personales.

También sabemos de nuestra dificultad para contar sensaciones y repercusiones llenas de ambigüedad o incluso de contradicciones. Todos hemos experimentado el difícil tránsito desde nuestras sensaciones íntimas, multiformes, desordenadas, sin nombre, a su expresión en los términos no ya del lenguaje disponible, sino de nuestra comprensión y afectación de lo vivido. Es como la frustrante sensación que tenemos a veces con algún sueño cuando, al despertar, se te deshilacha conforme intentas recordarlo, retenerlo. Y sin embargo, sabemos que eso que se nos escapa, que no conseguimos decir, para lo que cualquier expresión se nos muestra insuficiente, es justo sobre lo que necesitamos pensar, para lo que tenemos que encontrar palabras y sentido. Es la tensión de la insuficiencia lo que mueve la búsqueda.

Para acceder a la reseña completa bajar el archivo pdf.

PDF
  Año 27 / NOV / 2018.02
contactocontacto cómo publicarsuscripción